Una carta abierta al presidente del TEDH Robert Spano

Estimado Sr. Spano:

Su visita a Turquía la semana pasada decepcionó profundamente a los que luchan por los derechos humanos, la democracia, la igualdad y el Estado de derecho. Su visita a mi país, donde se ha hecho caso omiso del Estado de derecho y cientos de miles de personas están encarceladas ilegalmente, podría haber sido muy diferente. Con su visita, podría haber dado poder a las personas e instituciones que luchan por los derechos humanos, la democracia, la igualdad, la libertad y la independencia judicial, y haber renovado su fe en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que se ha convertido en un mecanismo de socorro para miles de personas que se enfrentan a la ilegalidad en este país. Sin embargo, haciendo caso omiso de los principios del tribunal que usted dirige, uno de los más valiosos tribunales de derechos humanos del mundo, ha elegido otro camino.

La Universidad de Estambul, donde recibió su doctorado honorario durante su visita, despidió ilegalmente a unos 192 académicos por decreto. La Academia de Justicia (Adalet Akademisi), en la que usted pronunció un discurso, no se pronunció cuando 4.260 jueces y fiscales fueron despedidos en los últimos cuatro años, y no luchó por sus derechos cuando miles de ellos fueron enviados a prisión. El Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo que usted visitó tienen un historial deficiente en materia de derechos humanos y Estado de derecho en los últimos años. Por último, el gobernador de la provincia de Mardin que usted visitó fue nombrado por el Gobierno para sustituir a Ahmet Türk, que fue elegido democráticamente con más de 200.000 votos.

Estimado Sr. Spano,

Turquía está en una horrible oscuridad, con cientos de personas esperando justicia durante muchos años. Cuando visitó mi país, debería haber escuchado a las personas e instituciones que luchan por los derechos humanos, así como a las organizaciones no gubernamentales. Sin embargo, cuando se reúne con funcionarios del Estado y del partido gobernante, pero decide no reunirse con las personas que fueron víctimas de las prácticas del Estado y del gobierno, proyecta una gran sombra sobre tu imparcialidad y la del TEDH.

Estimado Sr. Spano,

El sistema judicial y el Estado de derecho han sido destruidos en mi país durante mucho tiempo. Cientos de miles de personas, políticos, defensores de los derechos humanos, periodistas y escritores están en prisión. ¿Por qué? Porque critican al gobierno, porque quieren la paz, porque quieren la libertad, porque piensan de forma diferente a los que están en el poder, porque escriben, porque dicen “Los niños están muriendo”, a veces porque llevan un pañuelo amarillo-rojo-verde que simboliza la cultura kurda, a veces porque cantan una canción kurda. Sus casos, incluido el mío, llegarán un día al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. ¿Cómo juzgará estos casos contra el Gobierno turco? Como defensor de los derechos humanos y periodista, ¿cómo puedo confiar en su imparcialidad cuando mi propio caso llegue al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Sr. Spano?

Mi querido amigo Osman Kavala, un filántropo turco y activista de los derechos humanos, ha estado injustamente en prisión durante 1.044 días a pesar de la decisión del TEDH de liberarlo. Piénselo, Sr. Spano, su llegada podría haber traído esperanza a nuestros amigos que cuentan los días y las horas en una celda. Su llegada podría haber sido una pequeña luz de esperanza para Kavala, Selahattin Demirtaş, Ahmet Altan y muchos otros. A pesar de los veredictos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que piden su liberación, Demirtaş y Kavala siguen tras las rejas, y por eso su visita, francamente, me enfada. Con su viaje, le dio legitimidad al régimen opresivo de Turquía que ignora las decisiones del tribunal que representa, y socavó los principios del TEDH.

Sr. Spano, hay un distrito en Mardin donde se reunió con el gobernador, su nombre es Nusaybin. El último toque de queda en Nusaybin comenzó el 14 de marzo de 2016 y duró 134 días. Cerca de cien personas murieron en estos 134 días y los seis barrios más poblados de Nusaybin quedaron completamente destruidos. 45.000 residentes de Nusaybin se quedaron sin hogar. Algunos de los cuerpos nunca fueron encontrados. Si fuera a Nusaybin, que está a sólo media hora de Mardin, Sr. Spano, vería lápidas numeradas en el cementerio. Pertenecen a aquellos cuya identidad no pudo ser determinada debido a la falta de integridad corporal que las hace irreconocibles. Incluso después de cinco años de conflicto, vería a los padres buscando un pedazo, un hueso de sus hijos.

Pero eligió ver lo que quería ver, no a los que buscan justicia, no a los que buscan los derechos de sus hijos. Eligió no oír la voz de la justicia que se nos susurra desde los cementerios y prisiones de este país. En cambio, eligió ser “honrado” por un Estado que viola sistemáticamente los derechos humanos y el Estado de derecho, delitos que a menudo son condenados por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Usted ha dañado no sólo su honor sino también el del tribunal que representa, que ha apoyado el descubrimiento de muchas fosas comunes y asesinatos sin resolver en este país y ha sido una esperanza para los ciudadanos que buscan justicia desde el decenio de 1990.

Creo que esta mancha en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos sólo puede ser aclarada por su dimisión.

***Published by proderechos.org

Yazar Hakkında

Nurcan Baysal